Faro de Cullera

Tradición marinera

El Faro de Cullera, construido en el lugar conocido como la Punta del Faro, es uno de los dos ejemplares que quedan en la costa de la provincia de Valencia. Se trata de un edificio de planta circular, en cuyo centro se eleva la torre de fábrica de sillería, sección troncocónica y de dieciséis metros de altura. Posee tres aberturas exteriores y su lámpara se encendió por primera vez el 1 de agosto de 1858. Su plano focal se eleva 27,90 m. sobre el mar. 

La apariencia actual del faro se debe a proyectos y reformas llevadas a cabo a partir de los años sesenta, aunque su aspecto y estructura conservan los trazados en el proyecto original. 

Por razones de seguridad, el interior del Faro de Cullera no es visitable por lo que nos contentaremos con observarlo desde el exterior en el Cabo de Cullera.

 

Alrededores del Faro de Cullera

En los alrededores del Faro de Cullera se practica el buceo y la pesca deportiva. Los días de buena visibilidad, la vista alcanza una impresionante panorámica del golfo y el perfil de Valencia. En este cabo se construyeron las primeras casas de veraneo de la zona y a finales del siglo pasado, cuando comenzó a verse el mar no como una amenaza sino como un lugar de recreo. Es fácil encontrar por los caminos del cabo rincones con casas típicas y restaurantes tradicionales.

El cabo de tipo medio que la orografía configura en este punto del litoral, permite que las playas que se encuentran al sur del mismo gocen de unas condiciones marítimas más estables que las anteriores. Las estribaciones que dibuja la línea del litoral al confluir con la sierra hace que estas sean un terreno propicio para mantener algunas ermitas tradicionales.

Partiendo desde unos escalones situados a la izquierda del Faro de Cullera, se puede contemplar la microrreserva del Limonium Dufourii, el limonio o ensopeguera valenciana, planta perenne de talla pequeña que agrupa todas sus hojas en forma de espátula en una densa roseta en la base de la planta.

Las escasas poblaciones de Limonium dufourii parecen construir las reliquias de una distribución a los largo de los saladares de la costa de las provincias de Valencia y Castellón. La distribución actual parece condicionada por el importante proceso de transformación urbanística sufrido por dicha línea de costa durante las últimas décadas. Dichas transformaciones urbanísticas constituyen actualmente la principal amenaza para la conservación de las poblaciones de Limonium dufourii.

La población del Cabo de Cullera sufrió el mismo efecto negativo pero la construcción de un sendero y los planes de preservación de la especia lograron paliar esta presión. Esta senda lleva al mirador del Dosel.

Actividad : Patrimonio
EL FARO DE CULLERA


Related Listings