Logotipo Cullera
Menu

Noticias

EL MARENYET DE CULLERA, UN REFERENTE PARA LOS SURFISTAS

Es conocido por todos que Cullera alberga unas playas excelentes y un rico patrimonio que se suma a una variada oferta de ocio, gastronomía y cultura pero, ¿sabías que Cullera también es conocida por la gran calidad de sus olas?

De los 50 días surfeables que tiene de media al año el Mediterráneo, en Cullera hay más de 100. Esto se debe a la privilegiada situación de la playa del Marenyet, la cual se nutre de la bahía de Cullera y la escollera del Xúquer favoreciendo unas condiciones óptimas para el surf. Además, tiene una barrera natural que la protege de los vientos predominantes.

Cullera alberga distintas escuelas de surf con gran variedad de actividades. La zona del Marenyet y sus calles más próximas suelen estar llenas de surferos y trajes de neopreno por doquier. Una estampa veraniega que se repite incluso fuera de la época estival.

Siendo así, no es de extrañar que cualquier amante del surf lo tenga muy claro: Cullera es un referente por la gran calidad de sus olas.

4 julio, 2018 / by / in
Cullera, las mejores playas de la Comunitat

Extensas playas de arena fina, calas, áreas de baño urbanas con todos los servicios, arenales vírgenes… Cullera lo tiene todo. Las playas de la capital turística de la Ribera, a tan solo 25 minutos de València, son las mejores de la Comunitat Valenciana.

La localidad se sitúa en el podio de los destinos de costa por la excelente calidad de sus playas. Así lo avala el distintivo bandera azul, el premio internacional más valorado para un arenal, y que premia en Cullera a las playas de San Antonio, el Dosel, el Racó, el Faro, Los Olivos y Cap Blanc. Cullera se sitúa como el tercer destino de playa de la Comunitat con más distintivos de esta categoría y se consolida como líder en España gracias al esfuerzo y dedicación de los profesionales que trabajan cada día por mantenerlas en un perfecto estado de revista.

La obtención de la bandera azul no es tarea fácil. Hace falta que las playas cumplan con toda una serie de condiciones medioambientales, sobre la calidad del agua, seguridad y  la existencia de servicios generales como el de socorrismo, lavapiés, etc.

Además, el municipio dispone de otros distintivos como la Q de Calidad o la bandera Qualitur.

Mejoras

En los últimos años, Cullera ha mejorado notablemente los servicios de sus playas. A destacar, entre otras muchas cosas, el servicio de Socorrismo y la instalación de nuevos puntos accesibles para facilitar el baño a personas con movilidad reducida, materia en la que la localidad también es líder y pionera en la Comunitat Valenciana.

En estos años se han ampliado las infraestructuras de ocio, con la puesta en marcha de plataformas para el baño o de nuevas actividades acuáticas. Surf o paddle surf son solo algunos de los deportes que se pueden practicar en la costa cullerense.

 

19 junio, 2018 / by / in
NATURISMO EN CULLERA

Si disfrutas del naturismo, la playa nudista de Cullera es el lugar perfecto para pasar un día de sol y mar en pleno contacto con la naturaleza.

Situada entre el Mareny de San Llorenç y el Faro, la playa es una de las pocas zonas vírgenes que aún perduran en el litoral valenciano. Al estar emplazada dentro del Parque Natural de la Albufera, goza de gran valor medioambiental, paisajista y turístico.

Su grado medio de ocupación es bajo, por lo que se puede disfrutar de paseos tranquilos por la arena mientras se disfruta de la brisa y el sonido de las olas. Además, no hay edificaciones cercanas que opriman su carácter salvaje

Es una playa rectilínea, de aproximadamente 3 kilómetros de largo, delimitada por un cordón dunar y con un oleaje leve la mayor parte del año, especialmente en verano.

Dispone de pasarelas, lavapiés, duchas, torre de vigilancia, socorristas y chiringuito.

A la playa se puede acceder:

  • En vehículo desde el Camí de Carbonell. Si venimos desde Valencia, el entrante al camino está situado poco antes de la rotonda que marca la carretera en dirección hacia el Faro de Cullera.
  • También se puede acceder a pie desde la zona del Dosel, caminando en dirección contraria al Faro.
12 junio, 2018 / by / in
Cullera desde otro punto de vista: sus miradores

Tenemos una gran cantidad de localizaciones desde las que poder disfrutar de nuestro paisaje. Hagamos un repaso por los miradores de Cullera:

Ermita ‘Sants de la Pedra’

  • Desde la ‘Ermita dels Sants de la Pedra’ se vislumbra un paisaje de gran belleza con los arrozales circundantes y el marjal. En su interior está instalado el Museo del Arroz.
    • Acceso: Carretera Nazaret-Oliva Km. 33. C/ Ermita Sants de la Pedra (Junto al Parque acuático).

 

Alt del Fort’

  • Conocido como ‘Balcón del Júcar’ muestra desde diversos ángulos toda la comarca de la Ribera. Altitud 210 metros.

    • Acceso: Senda desde la parte posterior del Castillo y C/ Replà de Sant Antoni.

Lago del ‘Estany’

  • Paraje natural de singular belleza por su valor botánico y faunístico. El mirador nos lleva a una senda que recorre el lago.

    • Accesos: Carretera Nazaret-Oliva, dirección Brosquil-Tavernes. Entrada de l’Estudiant. Avenida Marenyet – Avenida de l’Estany.

Desembocadura del Júcar

  • Este mirador nos acerca al magnífico panorama de la costa litoral norta y sur de Cullera. Se puede contemplar la entrada de las barcas de pesca en el río a partir de las 16 h para su posterior subasta en la Lonja del puerto pesquero. Zona concurrida por los aficionados a la pesca.

    • Acceso: Paseo del río (Av. Del Puerto) o por la orilla del mar.

Cap del Faro

  • Es el único tramo costero con acantilados de la provincia de Valencia. Situado en la pedanía del Faro junto a la Ermita de los Navarros.

    • Es el único tramo costero con acantilados de la provincia de Valencia. Situado en la pedanía del Faro junto a la Ermita de los Navarros.

El Dosel

  • En la C/ De la Farola, encontraremos la escultura de una sirena, desde la cual se divisa hacia el norte la extensión de playas y el único tramo de cordón dunar que se conserva en esta zona aún virgen. Y mirando hacia el sur la zona rocosa del Faro con sus acantilados.

    • Acceso: C/ De la Farola (Faro de Cullera).

El Castillo

  • Vistas de la Bahía de Cullera en toda su extensión, de la desembocadura y meandro del río Júcar, los arrozales, las huertas, el lago del Estany y el centro histórico.

    • Acceso: Camino del Calvario a pie, C/ Replà de Sant Antoni en coche o tren turístico (en verano).

Isla de los Pensamientos

  • Bellísima panorámica de toda la bahía de Cullera desde el punto más oriental del litoral.

    • Acceso: C/ Marqués de la Romana (Faro de Cullera).

1 junio, 2018 / by / in
La Ruta Islámica de Cullera

La historia he dejado su impronta en Cullera en forma de construcciones, lugares pintorescos y una estética única que se puede ver y sentir dando un paseo.

Por la empinada calle del Calvario, en el antiguo arrabal de Santa Ana, comienza la Ruta Islámica. Es la puerta de entrada al barrio del Pou, sobre el que se originó el antiguo asentamiento musulmán de Qulayra — Cullera en árabe.

La ruta transcurre por los lugares más genuinos de un barrio que parece fosilizado en el tiempo, donde se encuentra el pozo que le da nombre. De callejuelas estrechas y excavadas en la montaña, albergó la judería de la ciudad y amontona casitas pintorescas muchas de las cuales todavía conservan sus fachadas recubiertas de cal y adornadas con flores.

En el recorrido emerge gloriosa la Torre de la Reina Mora, la puerta fortificada de entrada al Albacar del Castillo de Cullera. Su construcción data de finales del siglo XII o de los primeros años del siglo XIII, período en el cual la presión conquistadora de los feudales, los cristianos, se hace patente en el litoral mediterráneo. Actualmente alberga un museo con una muestra expositiva sobre la historia de la torre y el Segundo Albacar del Castillo.

Una vez alcanzada la fortaleza, las vistas a la bahía, la desembocadura del Xúquer y la isla de los Pensamientos compensan, con creces, el esfuerzo de la subida. Sin embargo, para los menos aventurados, se puede acceder en coche desde la plaça Mongrell a través de la calle Replà de Sant Antoni. Además, en el Castillo existe un funicular para el acceso de personas con movilidad reducida.

31 mayo, 2018 / by / in ,
El pirata Dragut vuelve para saquear Cullera en una recreación histórica

Dragut vuelve a Cullera por segundo año consecutivo para saquearla. Se trata de una recreación histórica teatralizada que cuenta la leyenda del pirata turco que asaltó la Vila hace más de cinco siglos sembrando el pánico entre los cullerenses.

Después del gran éxito de la edición anterior, Cullera vuelve a apostar por este espectáculo en vivo que recuerda uno de los episodios más terroríficos y míticos  de la historia local.

Tendrá lugar el sábado 2 de junio, a partir de las 19 horas, y comenzará con el desembarco del temible Dragut y sus piratas en las aguas del Xúquer, en la calle del Riu, justo enfrente de la Casa de la Enseñanza.

Le seguirán recreaciones de batallas y secuestros hasta la plaza de España en una suerte de coreografías en las que las lanzas, las espadas y las gumías resonarán por las calles hasta llegar al Mercado Municipal, donde se realizará un intercambio de esclavos.

El objetivo es recrear con fidelidad todo lo ocurrido el 25 de mayo de 1550 cuando Dragut entró a la Vila asediando y secuestrando a mujeres y niños, llevándose un gran botín a cambio de su liberación.

A la teatralización hay que sumar como novedad este año un mercado pirata que estará en la calle del Riu desde el próximo viernes y hasta el domingo.

El ayuntamiento espera que se repita el gran éxito de público del año pasado, cuando miles de personas llenaron el centro de Cullera, y que el evento sirva de aliciente para los servicios hosteleros de la localidad.

La cueva

En la actualidad Cullera es el único municipio de toda la península con un museo dedicado a la piratería. Está situado en la cueva en la que Dragut se escondió con sus hombres antes de atacar y cuenta con un recorrido que narra la forma de vida de los piratas en aguas del Mediterráneo del siglo XVI. Allí se pueden encontrar artilugios utilizados por piratas de la época y una réplica a tamaño real de la galera que usó Dragut para asaltar Cullera.

29 mayo, 2018 / by / in ,
El castillo que Jaume I no pudo conquistar

¿Sabías que el Castillo de Cullera consiguió sobrevivir a los ataques de Jaume I durante la reconquista? En la antesala de la caída de Valencia, el monarca tuvo que renunciar a tomar Cullera. Un contratiempo dio al traste con su estrategia militar. Las piedras de sus catapultas no alcanzaban el Castillo, en cuyo recinto de protección se hacinaba la población sarracena con su ganado. Frustrado, el rey levantó el asedio y se retiró con sus tropas.

Este acontecimiento se hizo tan popular que incluso se creó una leyenda a su alrededor. La gente decía que las tropas no encontraron piedras útiles para realizar el ataque porque fuerzas sobrenaturales las escondieron. Además, algunos hablaban de que el Castillo estaba protegido por las alas extendidas de un ángel.

El ataque frustrado de Jaime I iniciaba así el relato de un mito de la fortaleza que ha perdurado hasta nuestros días.

El Castillo de Cullera y la antigua judería, el conocido popularmente como Barri del Pou, son una de las joyas más preciadas del patrimonio valenciano. La fortaleza y los restos de las murallas son un conjunto de arquitectura militar musulmana que se ha restaurado recientemente. Es el punto ideal para coronar una visita que aporta una visión privilegiada de nuestra historia y del contraste paisajístico de las comarcas litorales.

Declarado Bien de Interés Cultural, el Castillo es una construcción de época califal (siglo X). El rey Jaume I entró en él en 1239 cuando le fue entregado de forma pacífica tras tomar posesión del «cap i casal». Como Alcázar real fue residencia de todos los monarcas aragoneses en sus visitas a Cullera. En la capilla Gótica Alberga el Museo Arqueológico. En su patio de armas, en verano se puede disfrutar de espectáculos nocturnos.

Para alcanzarlo, es recomendable iniciar el recorrido en los Jardines del Mercado, la plaza Mayor del municipio que se erige como una de las joyas arquitectónicas obra del arquitecto Luis Ferreres. Antes de partir, no debe perderse la oportunidad de descubrir en sus bajos uno de los pocos refugios musealizados de la Guerra Civil, un enclave a prueba de bombas dotado de dos galerías. En ellas se repasa la cruda contienda y la construcción del propio Mercado.

28 mayo, 2018 / by / in ,
ORÍGENES DEL TURISMO EN CULLERA

El turismo es actualmente uno de los pulmones económicos de Cullera. Sus playas y patrimonio sumados a la gran oferta gastronómica y cultural la convierten en un paraíso.

Siendo así, resulta complicado pensar en un tiempo donde Cullera no era tan conocida.

En esta entrada proponemos un viaje en el tiempo. Una regresión hasta la segunda mitad del s.XX que nos permita apreciar el cambio y la evolución a partir de los cuales Cullera se ha convertido en un destino soñado por turistas de todo el mundo.

[…Viajando en el tiempo… años 2000… década del 90…años 80…años 70…años 60…]

Fue a finales de los años 50 cuando varios empresarios descubrieron el gran potencial vacacional de Cullera y sentaron las bases de la actual industria turística cullerense.

En 1957, el Hotel Port Bahía fue el primero en abrir sus puertas para acoger a los primeros turistas de la población. El hotel estaba situado en un emplazamiento de ensueño aunque empezó con unas escasas 14 habitaciones que pronto resultaron ser insuficientes fruto de la espectacular crecida de visitantes. Así, su propietario decidió construir el actual Hotel Sicania.

Ubicado junto al Port Bahía, El Sicania se inauguró en 1960 siendo el primer gran Hotel de Cullera. En sus 69 habitaciones se hospedaban franceses e ingleses y, tal y como ocurre hoy en día, el complejo era famoso por sus vistas a la bahía.

El año 1963 fue clave para el turismo en Cullera. Se inició una gran crecida en el sector con la ampliación de las instalaciones del Sicania, la construcción del apartahotel El Galeón  (una construcción de 11 plantas y 94 apartamentos) y la apertura de la discoteca El Pulpo, local al que acudieron famosos como Conchita Bautista, Los Pájaros Locos y Los Thompson.

El Galeón terminó de construirse en 1965 y adaptó un concepto de negocio revolucionario. Abrió en sus bajos una cafetería-restaurante que rezumaba glamour por su localización, su habitual cesta de patatas y un scalextric de 40 m2 que era la delicia de los aficionados.

Otra revolución de la época fue la discoteca Cala Club, situada junto a El Galeón. Reunió a gente de toda Valencia y fueron personajes como Nino Bravo, Alfredo Landa, Bruno Lomas y Betty Missiego.

En 1969, con un cambio en la dirección, el Restaurante La Pitera se convirtió en referente de la zona. Fue el primero en ofrecer toda una amplia carta de platos europeos que cautivaron tanto a vecinos de la zona de Valencia como de fuera.

Dos anécdotas persiguen con buenos ojos la historia de La Pitera. La primera es que nadie confiaba en que el codillo, uno de los platos estrellas del lugar, se vendiera bien. Y es que resultaba difícil pensar que este plato típico de Alemania y el norte de Francia pudiera cautivar en Cullera teniendo en cuenta sus altas temperaturas. ¿El resultado? Lo cocinaban tan bien que fue todo un éxito llegándose a vender una tonelada de codillo anual.

La segunda anécdota está relacionada con La Faraona, clienta habitual del lugar. La presencia de Lola Flores siempre provocaba pequeños revuelos entre los vecinos que se acercaban curiosos hasta La Pitera cuando veían entrar un Mercedes por la Avenida del Dosser.

Todos estos son sólo algunos de los acontecimientos que marcaron un antes y un después en la historia turística de la localidad. Unos años en los que Cullera pasó de ser una desconocida a un lugar soñado por muchos.

16 mayo, 2018 / by / in
El mercado municipal de Cullera lo tiene todo

El Mercado Municipal de Cullera es uno de los corazones de la ciudad. Por su localización y su oferta cultural y gastronómica se ha convertido en todo un referente para vecinos y visitantes.

Situado en pleno centro, el mercado sirve de nexo conector con otros lugares de interés como el barrio del Pou y destaca por su ambiente cotidiano y su arquitectura.

Su conjunto está integrado por cuatro pabellones aislados por una planta en cruz griega, con sus dos viales y jardines interiores. Un claro ejemplo de arquitectura eclecticista valenciana.

De sus cuatro pabellones, dos están destinados a la alimentación y restauración. En ellos cohabitan multitud de cuadros de venta de alimentos frescos, un punto de kilómetro cero y varias cafeterías. El tercer pabellón ejerce como sala multiusos, desarrollándose en su interior actividades de todo tipo, en su mayoría culturales. El cuarto alberga el Auditorio Municipal, un espacio moderno dedicado a las artes escénicas y la música.

Los alrededores del mercado acogen cada jueves por la mañana el mercadillo local. ¿Sabíais que el mercadillo de Cullera tiene casi 700 años de vida? ¡Se empezó a celebrar el año 1320!

Punto de KM 0

Situado en el Mercado Municipal, el punto de kilómetro 0 ofrece toda una variedad de productos ‘marca Cullera’: arroz Señorial, el dulce roquetes de Cullera, la cerveza artesanal Génesis, el licor de arroz de Cullera…

                     

Además, este espacio sirve como punto de información turística aprovechando la afluencia de visitantes.

Refugios de la Guerra Civil

El Mercado Municipal guarda otra sorpresa ‘invisible’. Debajo del Auditorio y la Sala Multiusos se encuentra el acceso al refugio antiaéreo construido en los tiempos de la Guerra Civil.

Es uno de los cuatro refugios que se construyeron antaño debido a la amenaza de los bombardeos que sufrieron las poblaciones vecinas. Ha sido habilitado para narrar gráficamente el contexto histórico de la Guerra Civil Española, todo desde el punto de vista de Cullera. Además, alberga una exposición sobre la construcción del Mercado Municipal, datada entre 1896 y 1900.

12 abril, 2018 / by / in

©2021 Ayuntamiento de Cullera | info@culleraturismo.com | +34 961 720 000